DE VISITA EN EL KM 33 CASAS GRANDES

Estando de vista, y conviviendo con la naturaleza por el rumbo del Km. 33 de la Carretera a Casas Grandes, nos damos cuenta de las necesidades de las familias y en las condiciones en que se desenvuelven.

Con carencias y dificultad hasta con el transporte, pues el Camión de los Permisionarios los lleva hasta ese kilómetro pero los deja en plena carretera, así que con las inclemencias del tiempo ya sea de calor o lluvia, frió o cualquier clima se resiente.

Pero percibimos que a pesar de las necesidades, hay tolerancia y felicidad, buen ambiente se respira y muy diferentes las actitudes de las personas con los que convivimos, muy optimistas, serviciales para los recién llegados.

Y nos toco estar en un día que llega un camión cargado de despensas, para repartir en las largas filas que se hicieron para recibirlas con una satisfacción y dando gracias por la ayuda,  y aclarando que el apoyo no lo envía el gobierno son particulares que cooperan con estas comunidades, y se dan cuenta que hasta para trasladarse hasta las tiendas para adquirir un kilo de tortillas esta demasiado retirado.

También nos enteramos que hay profesionales que se aprovechan de las necesidades que tienen las familias para regularizar sus tierras, hay varias personas que son engañadas, les prometen arreglar su situación y pasan los años y nada continúan estancados sus documentos y el profesionista continua con sus engaños diciéndoles que su asunto va muy bien, pero la realidad es que no están bien encaminados.

Son situaciones por demás lastimosas que siendo unos profesionistas se pierdan por la ambición de estar recibiendo dinero con puras mentiras y abusando de la incapacidad e ignorancia de las personas que los ocupan.

También te puede gustar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir la barra de herramientas