EL RESPETO A LOS MARINOS Y MILITARES

EL SOLDADO O MARINO ES UN SER HUMANO

La próxima vez que vayas por la calle, en la plaza o en un restaurante y veas a un soldado o a un  marino.

Sonríele, salúdalo.

Dile “gracias por su servicio” no tienes idea de lo mucho que alegrarás su día.

Si andas en carretera y te toca detenerte en un puesto de control, no desconfíes.

Mejor pregúntales cómo va su turno.

Ofréceles agua o algo de comer, si traes.

A veces llevan horas ahí en el sol sin agua o sin comer.

Quitémosle la idea a la gente esa errónea de que los militares son el instrumento represor del gobierno.

Son los primeros en dar la cara cuando hay alguna amenaza contra el país o contra nuestras familias.

 

También te puede gustar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir la barra de herramientas