AUDIENCIA FINAL LIC. CARLOS BALDERAS

Por este medio es mi deseo alzar mi voz para externar mi inconformidad en la tergiversación de la verdad respecto al asesinato de mi esposo Carlos Alberto Balderas Castañeda, abogado postulante conocido en el medio, yo había permanecido al margen esperando que las autoridades se ocuparan de la justicia para este caso concreto.

Pero al percatarme de que la hoy acusada María Guadalupe está utilizando a la red activista como medio de apoyo en su estrategia de defensa, al ver que le fue imposible acreditar una legítima defensa por los hechos expresados por la pericial y su propia confesión.

Ahora en un intento desesperado cambia en muchos aspectos su versión, toda vez que existe en el Articulo 72 inciso d) que a la letra dice “… articulo 72.- Racionalidad de la pena.- la autoridad judicial, de oficio o a petición de parte, podrá prescindir de la imposición de la pena privativa o restrictiva de la libertad o sustituirla por una menos grave o por una medida de seguridad.

Cuando la imposición resulte notoriamente innecesaria e irracional, en razón de que el agente: … d).- haya cometido el delito durante el lapso en que sufriere en su persona una prolongada violencia de género producida por la víctima, que pusiere en serio peligro la integridad física del sujeto activo…“, lo que significa que a criterio el juez la ley le concede la facultad a éste para dispensar la penalidad privativa de la libertad.

Si se prueba que la acusada fue víctima de violencia de género, puntualizando que en este caso concreto ella no presentaba marcas de golpes al momento de su detención y tampoco acredito en juicio golpes en ningún otro momento, me queda claro que la violencia no existe solamente física si no que existe en otras muchas circunstancias, quiero enfatizar que en los 18 años de matrimonio que tuve con Carlos jamás sufrí ningún tipo de violencia ni psicológica, ni física, ni mucho menos económica.

Ya que él era el sustento de nuestro hogar, padre cariñoso, siempre al pendiente de las necesidades de nuestra familia, la confianza dentro de nuestro matrimonio se vio quebrantada con la aparición de esta mujer con la que sostenía una relación extramarital.

Debo aclarar que aun cuando me entero de lo anterior mi esposo siguió siendo responsable con sus hijos y con la suscrita y la convivencia con ellos continuo igual, pero un día después de una discusión fuerte como ya era costumbre se me perdió días.

Y en esa ocasión cuando regreso llego con rasguños en la cara y al preguntarle qué era lo que le había sucedido me dijo que acababa de terminar su relación con María Guadalupe, en ese momento comenzó a sonar su teléfono varias veces y finalmente el contesto.

Se escuchaba la voz de una femenina gritándole, supe que era María Guadalupe porque podía escuchar sus gritos diciendo seguro ya estas con tu esposa regrésate!!!! si no regresas voy a ir a buscarte a tu casa y ya sabes lo que pasará!!! Carlos colgó.

A los cinco minutos le volvió a timbrar el teléfono y era la voz que otra mujer quien le decía perdona los arranques de mi hija, ya regrésate con ella es una inmadura, Carlos colgó y yo le dije que me daba miedo la actitud de esas dos mujeres que no me trajera problemas que por favor no permitiera que esta mujer se acercara a nuestra casa que temía por mi integridad física y la de nuestros hijos.

Pues por comentarios de conocidos y del mismo Carlos ya sabía que María Guadalupe era adicta a las drogas y que se interesaba por el uso de las armas, por todo esto es que me causa asombro en el aspecto en que si en 18 años yo no sufrí ningún tipo de agresión por parte de mi esposo, como es que ella afirma haber sido víctima de violencia por parte de mi finado marido.

Además tomando en cuenta las contradicciones de testigos ofrecidos por la defensa tratando fallidamente de acreditar una “prolongada violencia”, ya que manifiestan que se enteraban de la violencia porque ella les platicaba y existe una testimonial donde se manifiesta que nunca le vieron golpes.

Aunando a todo esto la pericial balística de donde se desprende que las diversas versiones de los hechos que ella ha manifestado no coinciden con la forma de entrada y salida del proyectil que le quitara la vida a mi esposo ya que entra por el costado izquierdo en diagonal de arriba hacia abajo lo cual el perito deja firme su dictamen.

Cuando dice que para que esto, mi esposo debió estar en una posición posterior, es decir por debajo de la altura que ella se encontraba sosteniendo el arma, además de que la decisión de cometer el homicidio queda clara en razón de que había un primer disparo que se impactó en la pared.

Aclarando que María Guadalupe tenía conocimiento del manejo de las armas como ella misma lo manifestó llevaba clases de tiro debido a su carrera de criminología, porque fue lo que menciono cuando se expusieron en juicio sus fotografías publicadas en facebook.

Portando armas largas en un campo de tiro, en la misma pericial quedo asentado al igual que en la audiencia en el desahogo de la misma, que si hubiera existido el forcejeo los dos a pesar de la vestimenta tendrían un tatuaje de pólvora mismo que solo tuvo en su momento la acusada, así como la entrada y salida es decir la forma que deja como herida al entrar y salir el proyectil es de una distancia de 60 cm de distancia mínimo.

Lo cual quiere decir que no hubo forcejeo y que ella disparo el arma, desconozco si su intención era asesinarlo, sin embargo lo hizo, por eso entiendo que como quedo plenamente comprobado la responsabilidad de la comisión del homicidio.

Pues ella ahora pretenda que le perdonen la sanción privativa de la libertad porque no le queda de otra manifestando que no fue en defensa propia pero que si fue porque sufrió de una violencia prolongada, yo reconozco y además admiro el trabajo que realizan las activistas en defensa de la mujer violentada.

Sin embargo creo que en este caso concreto no se da dicha violencia, por el contrario como ya lo mencione es un intento desesperado por conseguir la libertad de una u otra manera.

Es por eso que solicito a las autoridades , a las activistas y a la ciudadanía tornen su mirada hacia las verdaderas víctimas que somos sus hijos, sus padres y yo como su esposa, porque tristemente nadie se ha preguntado nosotros que sentimos, como continuamos viviendo, como nos duele el desacreditamiento de la persona quien para nosotros fuera el pilar de nuestra familia.

Ya es vergonzoso aceptar que tuvo una amante!!! Más doloroso que ella lo asesinara!!! No le deseo a nadie ni siquiera a ella misma lo que nosotros hemos tenido que vivir por su culpa, porque la entiendo una chica sola con la responsabilidad de una niña, y que según lo manifestó fue víctima de violencia por el padre de esa niña.

Yo la entiendo que quisiera formar un hogar, lo que no entiendo es porque quiso formar su hogar destruyendo el mío!!!… y que le digo a mis hijos?? Que ya nunca tendrán a su padre, que ya nunca más lo verán, que nos quedamos sin su amor, apoyo, protección y presencia para siempre!!! Porque él era nuestro protector!!! Y porque nos quedamos sin todo esto???

Alguien se ha preguntado cómo estamos nosotros??? Solo pido justicia, sin engaños como estrategias de defensa para lograr su libertad, como alguien dijo… que salga al fin que él ya está muerto!!! Y nosotros??? Su verdadera familia!!! Ella nos dejo muertos en vida!!! Sus hijos afectados y yo sola ahora!!! Sin él!!! Para enfrentar todo lo que conllevó su asesinato!!! Dejó también a unos padres sin hijo!!!! Era hijo único!!

ALZO MI VOS!!! POR PRIMERA VEZ PORQUE LAS ESPOSAS E HIJOS VICTIMAS EXISTIMOS!!!

También te puede gustar

Un pensamiento sobre “AUDIENCIA FINAL LIC. CARLOS BALDERAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Abrir la barra de herramientas